20 feb. 2013

LOS IMPRESCINDIBLES DE MARVEL (5)

En este feriado nacional, les traemos a una de las mejores historias Iron Man.

"El Demonio en la Botella"

Esta historia publicada originalmente en The Invincible Iron Man Vol. 1 Nº 120 - 128 (Marzo - Noviembre 1979), escrita por Bob Layton y David Michelinie y arte de John Romita Jr y Carmine Infantino.



La historia comienza con Tony Stark enfrentando problemas, a los que se le suman los de Iron Man. Para empezar, ha de vérselas por un malentendido con Namor, para terminar peleando con su propio traje que parece de repente no responder a sus órdenes, poniendo su vida en peligro. Descubren que un yacimiento de Vibranium, está detrás del conflicto que están viviendo. Poco a poco, se le va complicando tanto la vida personal como la de superhéroe. Como evita confiar en nadie y no deja de lado su vida de playboy, vemos sutilmente cómo los nervios los intenta aplacar con el accesible alcohol. Ocultar su identidad secreta también se le hace más y más difícil. El momento más duro le llega cuando pierde el control nuevamente del traje y comete un asesinato a ojos del mundo y de él mismo. Consciente de que debe restaurar la imagen de Iron Man, y cuán dependiente se ha vuelto del traje para defenderse, intenta solucionar ambos problemas. De la forma que menos esperamos, aparece junto al causante del descontrol del traje, Justin Hammer y tenemos la batalla física final. Digo física, porque a nivel psíquico la lucha no ha hecho más que empezar. Tony no ha superado los acontecimientos y provoca en su ambiente más cercano daños emocionales con su comportamiento a quien menos lo merece mientras se hunde más y más en la bebida.
Es al final de la historia cuando el título de la recopilación cobra su auténtico sentido y vemos a Tony sumergido en un auténtico síndrome de abstinencia. Contará con la inestimable ayuda de Beth, que ha sido testigo de cómo Tony perdía los papeles por la acumulación de contratiempos que ha tenido, pues ella ha vivido ya en su entorno un caso parecido.

No llega obviamente al nivel adulto de obras posteriores, como Born Again, pero sin duda facilitó el camino para que esas obras vieran la luz. El éxito de ventas y la repercusión de esta obra dio a entender que los cómics podían aspirar a un público adulto. Respecto al dibujo, es absolutamente prisionero de su época, las caras de cada personaje aparecen bien definidas y no tiene un mal trazo. 

Es una obra para recomendar, pero si sos de las personas que se acercaron a Iron Man por sus películas puede que no encuentres lo que buscas, eso sí, si sos fans de los super héroes no podes dejar de lado esta obra que redefine a Iron Man hasta el día de hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario